Sobre mí

Mi nombre es Charo, decidí ser madre a los 29 años y a los pocos meses ya sospeché que algo no iba bien. Poco después conseguí mi

primer embarazo natural pero que acabó demasiado pronto, en un aborto bioquímico. A partir de aquí empezó un largo periplo de pruebas, pinchazos, esperas y muchísimos tratamientos negativos. Pasamos de un diagnóstico de infertilidad, por causa desconocida a descubrir que yo tenía endometriosis y mi pareja oligoastenozoospermia (baja cantidad y movilidad de espermatozoides).

A los 5 años de empezar mi búsqueda conseguí quedarme embarazada gracias a la Reproducción Asistida.

Pasados 7 años volví a ser madre, esta vez conseguí mi positivo de manera natural, después de que tras varios tratamientos más negativos decidiese cambiar completamente mi alimentación y hábitos en general. Buscaba mejorar los dolorosos síntomas de mi enfermedad pero la vida volvió a darme esta vez otra lección, al demostrarme que nunca hay que dar nada por perdido.

12 años de lucha.

14 tratamientos: Inseminaciones Artificiales (IA), FIV,  ICSI, Transferencia de Embriones Congelados y DGP (Diagnóstico Genético Preimplantacional).

Y 2 hijos. Pero 2 embarazos conseguidos de maneras completamente distintas.

Durante esta etapa de mi vida, y a través siempre de todo lo que he pasado e investigado, he ido aprendiendo gran parte de todo lo que actualmente conozco de la Reproducción Asistida, así como a conocer mi cuerpo y nuestros ciclos, y de qué manera podía ayudar a mi fertilidad.

Pero no me conformé con todo lo que experimenté y aprendí de manera autodidacta por lo que decidí formarme como Técnico Superior en Dietética y seguir de manera continua diferentes cursos de Salud Hormonal (Tiroides, Equilibrio hormonal, Análisis clínicos, etc.) y Nutrición.

Y fue a raíz de luchar contra la infertilidad, de experimentar en primera persona, investigar y estudiar, que comprobé y entendí claramente la conexión directa entre nuestra salud general y nuestra fertilidad. Porque su relación es sin duda bidireccional y debemos cuidar de una para garantizar la otra.

Si estás buscando embarazo y todavía no lo has conseguido,
o si padeces alguna enfermedad diagnosticada,
o si sencillamente quieres sentirte más saludable...

 

Me gustaría poder acompañarte y brindarte mi ayuda profesional para que no te sientas sol@ ni perdid@ en ésta, tu mayor aventura