Tengo endometriosis ¿Y ahora qué?

con 2 comentarios

¿Y podré quedarme embarazada si tengo endometriosis?

fue lo primero que pregunté al doctor al confirmarme que el quiste que me habían extirpado por laparoscopia era, efectivamente, un endometrioma.

Tengo endometriosis ¿y ahora qué?

Mi endometriosis no se localizaba ni en los ovarios, ni en las trompas, ni en la matriz, sino en el peritoneo.

Por este motivo siempre había pasado completamente desapercibida en las ecografías. Lo único que habría podido hacer sospechar a cualquier ginecólogo que le hubiese dado importancia, eran mis reglas tan dolorosas y abundantes (tanto de cantidad como de días). Acompañadas siempre de una desagradable descomposición de estómago. Así como el dolor que muchas veces sentía en las relaciones. Nunca nigún profesional médico le dio la más mínima importancia a estos síntomas, a pesar de comentarlo en varias ocasiones.

A mi pregunta mi doctor me informó que al ser una endometriosis mínima no afectaba en nada a mi fertilidad.

Como podréis imaginar, al llegar a casa me faltó tiempo para buscar en Internet más información sobre la enfermedad. Ahí estaba lo que durante tantos años me había preguntado. Tan claramente explicado que no entendía como nunca me la hubiesen diagnosticado. Lo único que no coincidía con el pronóstico que me habían dado en el hospital era que sí, que aún en un estadio no tan grave se sospechaba que la endometriosis podía provocar infertilidad, tanto por la inflamación de los tejidos, que dificultaban la implantación de los embriones como por la peor calidad de los ovocitos.

Ya han pasado bastantes años desde que descubrí que formaba parte de ese 15-20% de mujeres en edad fértil que padecen de endometriosis y que esta enfermedad es una de las principales causas de infertilidad femenina (el 30-40% de infértiles la padecemos). Desde entonces cada tratamiento negativo no hizo más que confirmarme que algo pasaba. Que efectivamente en mi caso no podía ser otra cosa (o eso esperaba) que la endometriosis. Después de años de tratamientos aprendí a convivir con ella. Pero también me centré en combatirla. De la manera más natural posible, con la esperanza de tener una mejor calidad de vida pero sobre todo de conseguir mi gran sueño. Nada era imposible, tal y como comprobé un año después cuando llegó, milagrosamente, mi embarazo “sorpresa”.

¿Sufres o sospechas que padeces también esta enfermedad? No dejes de contarme tu experiencia.

2 Comentarios

  1. Vera
    | Responder

    Hola,
    Me estoy leyendo de cabo a rabo tu blog y me está ayudando mucho. Te describo brevemente mi caso: Tengo 36 años, tengo reglas dolorosísimas de dejarme doblada de dolor durante 7 u 8 días en los cuales acudo a trabajar “bien chutada” y aún así descompuesta por el dolor. Pues hace año y medio tuve unos dolores muy muy fuertes y no vieron nada, me hicieron resonanancia con contraste y nada…He visto 4 ginecólogos en total, he ido a urgencias, a mi médico de cabecera, me han mandado antidepresivos, me he tomado tramadol….. Total, hace poco más de un mes (el día 20 hizo el mes) que doy con un ginecólogo al que le cuento mis síntomas, le llevo una lista detallada de mis reglas, la duración, días de dolor, lo que siento, cuándo he ido a urgencias… lo vio claro, endometriosis. Tan claro que el día 2 de este mes me estaba operando.

    La sorpresa fue que estaba muuucho peor de lo que ya se imaginaba: tres quistes en un ovario, las trompas inservibles y encima los intestinos estaban por encima de mi aparato reproductor (me han puesto una malla para que en un fiv puedan acceder a mis ovarios). El caso es que le dijo a mi marido que los dolores que tenía que estar teniendo debían de ser insoportables ¡y tanto que lo eran! total, que entré a la operación animada porque me iban a solucionar el problema y podría quedarme embarazada y quedé destrozada al ver que ya mi única alternativa era por in vitro. Imagino que este duelo lo tenemos que pasar todas.

    Así que nada, la semana que viene tengo cita en una clínica privada para ver si comenzamos un ciclo y estoy bastante asustada. Mi alimentación la veo bastante correcta o al menos hasta que he leído lo del azúcar, gluten y leche… sí que tomo onagra y unas pastis que se llaman levedol como complemento a la par que ácido fólico.

    Las posibilidades de conseguirlo rápido con una endo avanzada teniendo solo un ovario “tocado” y habiéndome dejado “limpia” son bastante altas?

    En fin, esto se me hace muy cuesta arriba y me siento muy triste. A pesar de saber que algo no andaba bien en mi cuerpo, enterarte en un mes de que tienes una enfermedad crónica, de que tienes que operarte y que en la operación se ha visto que todo está peor de lo que esperaba me ha dejado muy tocada y con los ánimos por los suelos. Además de que mi edad tampoco es que ayude mucho….Si esto me lo hubieran dicho hace unos años pues no hubieramos perdido el tiempo.

    En fin,

    Un saludo y enhorabuena por tu trabajo y apoyo

    • Charo
      | Responder

      ¡Hola Vera!

      Bienvenida y gracias por pasarte por mi humilde blog…¡madre mía lo que has pasado! No me lo puedo creer de verdad…ya en la primera linea tenía bien claro que tenías endometriosis o por lo menos pólipos o quistes, pq vamos esos dolores no son normales, ni mucho menos…todavía me sorprendo de que tantos gines sigan quitándole hierro a semejantes síntomas.

      Sé que ahora te parecerá surrealista o muy exagerado lo de la alimentación para nosotras pero de verdad te aseguro que el esfuerzo merece muchísimo la pena…oajalá yo hubiese sabido todo esto hace años…sé que no habría pasado todo lo que he pasado primero a nivel de salud q sin duda es la base para todo, incluida una buena fertilidad.

      Te mando mucha fuerza y no pienses ni en posibilidades ni nada por el estilo.Tú eres tú y eres única, diferente a todas. Cuídate mucho y estoy segura de que todo irá genial.

      Cualquier cosa no dudes en comentarme por aquí o por cualquiera de mis RRSS (donde estoy más activa es en Instagram 🙂 )

      ¡A por todas guerrera! Un besazo!!

Deja un comentario