Embarazos ajenos: ¿envidia o simplemente dolor?

con 26 comentarios

Una de las situaciones más difíciles a las que nos enfrentamos las infértiles son, sin duda, los embarazos ajenos. Los de nuestro entorno personal pero también laboral.

 

Al principio de mi búsqueda, no era especialmente doloroso el enterarme de un nuevo embarazo. Simplemente me decía a mí misma: “seguro que pronto me toca a mí”. Cuando ya empecé con médicos, pruebas y tratamientos mi reacción ante los embarazos ajenos fue cambiando radicalmente.

Me sentaban realmente mal. Mejor dicho, ¡fatal!.

Al oír la noticia siempre se me encogía el corazón. Sentía además un dolor punzante en la boca del estómago que me costaba controlar. Era plenamente consciente de mis sentimientos. Me sentía abatida y avergonzada a partes iguales. Avergonzada porque sabía que debía demostrar una alegría que realmente no sentía. En mi cabeza no paraban de repetirse las mismas dolorosas preguntas: ¿Y yo para cuándo?. ¿Es que no me lo merezco también?¿Por qué yo no?.

Después del nuevo anuncio pasaba unos días hasta que iba asimilándolo. Si la embarazada no era de mi círculo más íntimo era más fácil superarlo. Sólo me tocaba “aguantar el tipo” en momentos muy puntuales. Pero otro gallo cantaba cuando me tocaba “tragarme” todo el embarazo. Por ejemplo, si era algún familiar. Por cierto, el tema cuñadas daría para otra publicación bien extensa e intensa pero ya mejor en otro momento…

A nivel familiar era muy complicado de sobrellevar, pero en el ámbito laboral no era nada fácil tampoco.

Nunca olvidaré que durante los 5 años que tardé en conseguir mi primer positivo una de mis compañeras pasó por 3 embarazos. Verla cada día, bueno más bien sus barrigones, paseándose delante de mis narices me provocaron muchísima tristeza. A veces incluso rabia. Y no me avergüenza admitirlo. Ella conocía todo lo que yo estaba pasando y que me dijese delante de todo el mundo “¡no sé cómo ha pasado!” provocó que me hirviese la sangre. Afortunadamente otra compañera le contestó enseguida que no fuese hipócrita, así tal cual. El comentario hizo que la atención se desviase de mí, y la verdad es que lo agradecí. Unos días después, otra compañera me soltó “que no sabía cómo me iba a sentar la noticia”. La frasecita me tocó las narices bien tocadas.

Pero lo peor de todo era sentirme tan sola e incomprendida. Sabía que debía aparentar una alegría que no sentía. Sin demostrar lo duro que era para mí. Que no se me notase la enorme tristeza que me embargaba. Tenía clarísimo que me tacharían de lo que no era y pensarlo dolía todavía más.

 

 

Porque siempre tuve claro que no se trataba de envidia.

De verdad que no.

La envidia tiene una connotación negativa y “fea” con la que no me sentía identificada.

Si tuviese que definirlo sería algo así como recibir un bofetón en toda la cara.

El recordatorio más cruel de lo que tanto deseaba y no tenía, y que no sabía si llegaría a conseguir algún día.

Era como si estuviese a dieta y me plantasen delante un apetitoso pastel de chocolate. Era eso. Ver de cerca algo que deseas tantísimo y no puedes tener no es que sea duro, es una broma de mal gusto de la vida. ¡No me digáis que no!.

Yo no envidiaba el embarazo de nadie.

Lo que realmente me “tocaba la peineta” era que yo no lo consiguiese, no que otras sí. Cada panza era como contemplar un cartel luminoso que dijese: “yo sí y tú no”. Una manera de recordarme a cada momento lo que más ansiaba. Un deseo que me salía de las entrañas. Una necesidad vital para mí, no podía describirlo de otra manera. Luchaba cada día contra mí misma. Intentando llevar una vida medio normal. Peleando y perdiendo la mayoría de las veces contra todos estos sentimientos tan doloroso. ¿Cómo se supone que debía sentirme cuando para las demás parecía tan fácil?.

Cuando finalmente llegó mi momento y la embarazada era yo os aseguro que seguía sentándome igual de mal al enterarme de otros embarazos. Especialmente algunos. Como los embarazos “exprés”.

Una infértil no deja de serlo ni con panza ni con el bebé en brazos. Por lo menos siempre fue así para mí. Hoy en día, cuando alguna futura mamá presume de lo fértil que es, que se “queda embarazada a la primera” tengo que obligarme a no soltarle algo. La infertilidad ha marcado mi vida durante demasiados años como para olvidarlo. Además, no puedo evitar pensar en todas las luchadoras que aún no lo han conseguido y me pregunto si alguna estará oyendo también “detalles reproductivos” que realmente no le interesan a nadie. O eso creo yo.

¿Cómo os sentís vosotras ante los embarazos ajenos? ¿Creéis realmente que sentís envidia o más bien han sido otras personas quienes os han hecho sentir como unas envidiosas? ¿Es envidia o es dolor?

26 Comentarios

  1. Lissette
    | Responder

    Es dolor e incertidumbre de la mala. Y en mi caso también un poco de bajón de autoestima. No estoy orgullosa de ello, pero ser honesta conmigo misma y con los demás es un muy buen primer paso. Excelente tu blog 🙂 Muchas gracias!

    • Charo
      | Responder

      ¡Qué duro es lo que pasamos! Y nos afecta muchísimo más de lo que la gente cree.
      Ojalá dándole voz a nuestra lucha la sociedad se vaya concienciando más de lo que pasamos y sufrimos.
      Eres una gran luchadora y sé que no te rendirás hasta conseguirlo.
      Un abrazo enorme Lissette y ¡a por todas!

  2. Isabel
    | Responder

    Hola,yo tengo una nena de casi dos años y la verdad es que me quedé embarazada al cuarto intento con 39 años.Ahora tengo 41 y llevo intentando el segundo embarazo desde mayo del año pasado y no llega,además tengo baja reserva ovárica, me ha bajado una barbaridad en dos años.Por lo demás todas las analíticas me dan bien,incluso la FSH la tengo en 6.34 pero no hay manera. Además tengo sobrepeso desde el embarazo anterior.Tengo una compañera de mi edad que en una relación espontánea en una noche de juerga se quedó embarazada y no sabéis la envidia que me da.Estoy un poco desesperada por lograr mi objetivo y ver embarazos,tópica de bebé y carritos me hace sentir tristísima

    • Charo
      | Responder

      ¡Hola Isabel!
      Justo con 41 y con baja reserva ovárica conseguí yo mi “milagrito” así que ánimo, que sin rendirnos, nosotras también podemos.
      ¿Sabes por casualidad el valor del estradiol también?
      ¡Vaya tela lo de tu compañera de verdad!
      Decir que la vida es injusta es poco de verdad.
      Te mando un abrazo y muchísima fuerza para que no dejes de luchar.
      Charo.

      • Maria Isabel Hernández Bustabad
        | Responder

        El estradiol lo tengo en 61,no sé si es demasiado alto o no,la endocrina me dijo que estaba bien,las hormonas tiroideas bien

        • Charo
          | Responder

          No está demasiado alto no, pero un pelín sí, y no es lo ideal de cara a nuestra fertilidad.
          Por desgracia, al estar dentro del rango de normalidad de los laboratorios algunos médicos no le dan la suficiente importancia.
          Sigo sin entender como en nuestra situación se pasan de largo cosas así…en fin…este es otra cuestión complicada de tratar, sin duda.
          Cuídate mucho Isabel y seguro que consigues bajar un poco ese estradiol, que te irá genial para que tus hormonas estén más equilibradas.
          ¡A por todas!

  3. Mariluz Molina
    | Responder

    Muy bien explicado …..Odio esa frase de … Me e quedado y no se como ….la tuve que oír en el trabajo miles de veces y me sentía fatal no lo siguiente …..En mi caso no es envidia es dolor y me sige pasando a diario y me siento mala persona , pero al leerte a ti que alivio no soy lo única …Y más como te pille en pleno proceso del tratamiento cómo es nuestro caso ahora ..Tan solo decir que no es a nivel mujer a mi marido le pasa lo mismo pero él no lo dice pobret …..Miles de gracias por tu testimonio y además luego están las personas que dicen todo os llegará si ojalá nos llege pero no es nada fácil vivir esto 😣😣 seguiremos adelante juntos y unidos mi marido y yo como siempre pero mi cuerpo está echo polvo , no tengo fuerzas …..De nuevo millones de gracias 😘😘😘

    • Charo
      | Responder

      ¡No puedo yo tampoco con la frasecita dichosa!
      Y nada de sentirte mala pesona ni muchísimo menos, ni permitas que te lo hagan sentir.
      Yo siempre les digo a las que ya son madres y quieren quitarle importancia a lo que pasamos: “¿cómo te sentirías ahora si así, sin más, te quitasen a tu hijo?” y en cuanto se les cambia la cara les digo: “así nos sentimos nosotras”.
      No he entendido nunca como las propias mujeres son las primeras que nos tratan como a niñas o tontas, no sé qué pensar…

      Es verdad que ellos lo pasan muy mal también y a varios niveles, porque sufren tanto por el deseo de conseguirlo como por vernos a nosotras pasarlo tan mal. Se suelen sentir muy impotentes aunque muchas veces les cuesta admitirlo, pobres.
      Apoyaos muchísimo el uno en el otro y si hace falta “aislaros” del mundo estos días. Haced siempre lo que os apetezca sin obligaros a nada.
      Te deseo muchísima suerte en este tratamiento y para cualquier cosa no dudes en comentarme.
      Un besazo luchadora.

  4. Laia
    | Responder

    No has podido explicarlo mejor , es un sentimiento tan triste y tan difícil de explicar , sólo lo sabemos las que hemos pasado por ello.. a mí me da rabia que la gente nos cataloguen de envidiosa ..cuando realmente lo que sientes es frustración , dolor , tristeza y encima aguantando el tipo .. gracias por tus historias y tus consejos 😘😘

    • Charo
      | Responder

      ¡Hola Laia!
      Gracias a vosotras por leerme y contarme como os sentís.
      Lo has descrito tal cual lo sentía yo también…el dolor más todo lo demás, que no nos ayuda precisamente.
      ¡Animo y siempre a por todas!
      Nos ha tocado una dura batalla pero la ganaremos. Por fuertes, por cabezonas y pq nos lo merecemos ¡qué narices!
      Un abrazo enorme.
      Charo.

  5. Marta
    | Responder

    Me identifico totalmente con cada una de tus palabras…Me encanta tu blog

    • Charo
      | Responder

      ¡Hola Marta!
      Muchas gracias por tu comentario. Sé que a muchas chicas, el leer que lo que sienten es muy normal les ayuda muchísimo.
      Y ante todo somos una gran familia y tenemos que apoyarnos entre todas.
      Te mando un gran abrazo luchadora.

  6. Rocío
    | Responder

    Yo estoy en ese momento ahora y es muy doloroso y anímicamente de bajón cada vez que me entero de una cercana y embarazada. De todo me pasa por la cabeza y no es que no me alegre, claro que si pero es algo que como dice otra chica aquí es como estar adieta y te ponen tú pastel favorito pero no puedes comerlo pues esto igual. Tengo momentos en los que quiero abandonar y desistir la búsqueda y no tomar más pastillas. Estamos los dos bien y no hay forma de que venga. Así que bueno me estoy planteando dejar de buscar pues las cosas si no llega es porque no es para uno y no hay que obligar a la naturaleza ya que en mi cuerpo también lo noto. Solo decir una cosa más a las que tienen la suerte de quedar rápido a veces hay que cuidar las palabras que se dicen para no hacer daño.
    Y felicidades por tu blog y página

    • Charo
      | Responder

      ¡Esta lucha nuestra es durísima!
      Y es inevitable tener momentos de bajón y de necesitar parar.
      Yo lo hice varias veces porque sino no hubiese sido capaz de continuar.
      Sufrimos a muchos niveles: emocionales y físicos y desgasta tanto que hay veces que las fuerzas flaquean.
      Tómate un tiempo si lo necesitas, claro que sí, y hablad tu pareja y tú con calma. Nosotros hablábamos muchísimo de cómo no sentíamos pero también nos informamos de las diferentes opciones que teníamos para ser padres y esto en parte nos ayudó mucho a sobrellevar los tratamientos.
      Y sobre que estéis los 2 bien, como me dijo una vez un doctor “algo pasa pero no hemos descubierto qué es”. Si volviese atrás hubiese pedido una segunda opinión mucho antes de lo que lo hice y hubiésemos hecho muchas más pruebas de las que hicimos, segurísimo.
      Mucha fuerza Rocío y si necesitas cualquier cosa no dudes en comentármelo.
      Un abrazo.

  7. YelisYei
    | Responder

    Uffff lo que necesitaba oír!!!!!!
    Te cuento que llevo 3 largos años buscando bebé!!!! Mi esposo yo emos echo de todo y en fin mi cuñado que pues mujeriego al fin hoy nos llamas y nos dijo “seré papa” con una novia de un mes de conocidos!! Pero todos nos hicieron sentir como si nos hubiera ganado pues mi esposo es el mayor de la familia y toda la familia creía que sería el primer nieto el de nosotros. Por estar casados responsables trabajadores en fin todo lo que mi cuñado no es…. No meda rabia que sea padre.me da rabia que nos etiqueten como perdedores en no poder lograr embarazarnos antes y el en un mes ya. Me siento inservible 😞😥

    • Charo
      | Responder

      ¡Ni lo digas ni mucho menos pienses eso Yelis!
      Estoy segura que los comentarios que habrán hecho algunos familiares habrán sido sin pensar mucho y supongo que ni sabrán lo que estáis pasando. Y si no fuese así y sabes que han sido con mala intención ni mucho menos permitas que te afecten.
      Apóyate en tu esposo y si hace falta poned distancia con gente así de tóxica (sea familia o no, es igual). Lo primero de todo ahora sois vosotros y vuestra lucha.
      Y quien no lo entienda ¡2 piedras!.
      Mucha fuerza guapa y sin decaer. Cada día estáis más cerca, no lo dudes.
      Un beso enorme.

  8. Estela
    | Responder

    Hola. En mi caso estoy rodeada de embarazos amigas cuñadas., no lo puedo soportar me siento como una imbecil…. Porque yo no…. Lo que mas mal que llevo es tener que aguantar cuando te dicen chica ya vendrán y si no pues nada…y ver a ellas.con su recién nacido…. No puedo no siento.fatal

    • Charo
      | Responder

      ¡Hola Estela!
      ¿qué me dices guapa? ya les vale de verdad…
      No entiendo como pueden tener esa falta de sensibilidad y de empatía ¡me sabe muy mal!
      Como siempre digo si hace falta pon distancia con gente así porque no te aportan nada positivo, todo lo contrario y nosotras no estamos para que nos hundan de esta manera.
      Te mando un abrazo enorme y ¡piensa en ti, en tu lucha y a por todas!

  9. Vanessa
    | Responder

    Hola!! Llevo 1 año buscando bebe. Y bueno ha sido el año mas largo que he sentido porque nunca pense que a mis 32 años me iba a costar tanto. Cada mes pensaba que estaba embarazada y luego empece a decaer en cada intento y cuando llega la regla me pongo mal, y a eso le sumamos que todas a nuestro alrededor quedan embarazadas y sin buscar. Que la vecina que la ex de mi esposo, que la hija de mi prima que esta super joven y ninguna queria unas cuidandose para no tener y yo aqui sentada aun esperando. Mi doctor dice que tengo mi reserva ovarica como la de una mujer de 38 años ppr lo cual se me dificultará. Me mando melatonina y resverastrol y bueno el mes que viene miraremos si me da algunas hormonas para estimular mis ovarios, pero eso me esta comiendo por dentro. Hago todo lo posible para disfrutar los embarazos de las demas pero me duelen cada vez que escucho que alguien esta embarazada o veo a alguien con un bebe en su panza digo.. por que yo no he podido!!! Me siento mal como mujer , y aunque mi doctor me dice que no me estrese que lo vamos a lograr yo ando como entre la esperanza y la incredulidad. Bueno esperemos que podamos me siento identificada cpn ustedes y como no lo puedo hablar con nadie compartirlo con ustedes me desahoga un poco. Suerte a todas!

    • Charo
      | Responder

      ¡Hola Vanessa!

      Gracias por pasarte por mi pequeño rincón :).

      Cuando el buscadísimo embarazo no llega pasamos por mil sentimientos y todos bastante dolorosos. Es muy habitual, de verdad. No te sientas rara ni diferente por ello.

      Lo importante es sobre todo no sentirnos solas, buscar alguien en quien confiar para podernos desahogar y sobre todo encontrar un buen profesional que nos ayude a conseguirlo, claro.

      Aunque tu reserva ovárica sea más baja de lo esperado a tu edad (y si es el único posible problema) no quiere decir que no lo puedas conseguir ni muchísimo menos. Y más si ya estás en manos de un buen médico, por supuesto.

      Intenta pensar, commo hacía yo siempre, que cada mes era una nueva oportunidad y que cada día estaba más cerca de conseguirlo. Parece una tontería pero a mí me ayudaba a pasar los momentos más durillos.

      Un abrazo enorme y espero seguir leyéndote por aquí.

      ¡A por todas luchadora!

  10. Saskya
    | Responder

    Hola, es un tema muy dificil! En febrero 2017 fallo mi FIV, la unica que decidi realizar por baja reserva ovarica, casi nula…..a menos de un mes, mi prima y una amiga del alma muy empaticamente me comunicaron su embarazo….y al par de meses mi hermano nos envia al grupo de la familia una foto de su eco con dos bebes que acaban de nacer…todo me alegro mucho pero es cierto que una se siente extraña, que aumenta la ansiedad y angustia. Fuerza para todas

    • Charo
      | Responder

      ¡Hola Saskya!
      Primero de todo siento muchísimo tu negativo…¡qué duro es pasar por todo esto!La baja reserva no nos lo pone nada fácil pero muchas chicas lo consiguen, incluso con diagnósticos muy pesimistas…no sé si conoces por ejemplo la mini-fiv, no tiene un % de éxito muy alto pero es otra posibilidad para quien desea seguir luchando con sus óvulos.
      Y sobre lo que me comentas de los “felices anuncios” es sorprendente (y muy triste) como la empatía, por desgracia la mayoría de las veces brilla por su ausencia.
      A mí lo único que me funcionaba era poner distancia, siempre que podía, porque a veces era completamente imposible.

      ¡Mucho ánimo luchadora y sin rendirnos!
      Un abrazo.

  11. rijo
    | Responder

    Hola Cómo estás?

    Gracias por compartir creo que has descrito a la perfección los sentimiento que una alberga cuando paso por esto, la comparación con lo del pastel de chocolate me ha parecido total, si es eso es así.Y con el resto de cosas que describes también, es eso, no es que no me alegre es que sus embarazos me recuerdan que yo no. A mí hasta me etiquetaban en fotos de ecografías de bebés y en vídeos o me los envían directamente al Whatsap, aún flipo de que lo haga gente que sabe por lo que estoy pasando, si no lo saben, bueno duele igual pero dices, es normal no sabe lo que me pasa, pero cuando lo saben y aún te restriegan todo por la cara, que es lo que me parece a mí que hacen, jo como duele y encima si no comentas nada te dicen ¿Oye viste la foto?, si la vi suelo decir la mayoría de las veces, sin añadir uuuuyyy que guap@ o cualquier cosa que quieren que digas….. uuufff en fin

    Un besico Gracias por todo

    • Charo
      | Responder

      ¡Hola guapa!
      Me parece increible como la gente puede tener esta actitud con nosotras cuando saben perfectamente lo que estamos pasando.
      O son muy crueles o son tontos perdidos, no sé qué creer de verdad…me sabe fatal cuando me explicáis cosas así, me siguen sorprendiendo a pesar de lo habitual que es.
      Es muy dificil gestionar estas situaciones, mucho más de lo que la gente se cree.
      Te mando mucha fuerza y como digo siempre ¡pensad en vosotras y en nadie más! y haces muy requetebién en no soltarles nada de lo que quieren oir ¡qué ya les vale!.
      Un abrazo enorme y ¡a por todas!

Deja un comentario